Archivo de noticias

Pena y gloria con Brasil

09-04-2008

2003 fue un a´o especial para Robinho. Un a´o despu´s de conseguir el t´tulo nacional de liga con el Santos y de ser reconocido como el joven m´s brillante del f´tbol brasile´o, Robinho debut´ en el f´tbol internacional.

Robinho recibi´ la convocatoria para la selecci´n ol´mpica que iba a representar a Brasil en la Copa Oro, que se celebrar´a en Estados Unidos. Su primera participaci´n con la famosa canarinha se produjo en un partido contra M´xico. Lamentablemente, no fue el debut que el joven esperaba, ya que Brasil perdi´ por 1-0. Sin embargo, Robinho mantuvo su puesto en la Sele´ao a lo largo de toda la competici´n y form´ parte del equipo que se enfrent´ (de nuevo) a M´xico en la final. Sus esperanzas de lograr la medalla de oro al primer intento se esfumaron: una vez m´s, M´xico se hizo con la victoria (1-0).

Robinho ha sido desde entonces un habitual de la selecci´n brasile´a; s´lo una lesi´n consigui´ apartarlo en cierta ocasi´n del equipo. La decepci´n sufrida en la Copa Oro marc´ el principio de una ´poca turbulenta para Brasil. Pronto, Robinho y sus compa´eros se encontraron frente a una prueba m´s dura si cabe: la clasificaci´n para los Juegos Ol´mpicos de Atenas 2004. La competici´n preliminar, celebrada en Paraguay en enero de 2004, ofreci´ a Robinho la oportunidad de reunirse con muchos de sus compa´eros de aquel Santos triunfal de 2002 y con otras promesas en ciernes, como Dagoberto, Nilmar y Dudu Cearense.

Los brasile´os arrollaron primero a Venezuela (4-0) y luego a Paraguay (3-0) en sus dos primeros partidos. Pero los empates con Uruguay y Chile los devolvieron a la cruda realidad y les mostraron claramente lo dif´cil que iba a resultarles asegurarse una de las dos plazas de clasificaci´n. No obstante, espoleados por Robinho y Diego, salieron adelante una vez m´s en su siguiente partido, donde derrotaron a Colombia por un aplastante 3-0.

Despu´s de aquello, el motor de Brasil empez´ a trastabillar. Robinho y Diego se vieron envueltos en un incidente fuera de los terrenos de juego, por el que recibieron m´s atenci´n que por sus actuaciones sobre el campo. Las im´genes de los dos j´venes gastando bromas durante la concentraci´n dieron la vuelta al mundo. Pero las gracias se acabaron pronto, en cuanto volvieron a pisar la cancha. De repente, el f´tbol fluido que los hab´a hecho tan famosos brillaba por su ausencia.

Una derrota ante Argentina, la eterna rival, dej´ bien claro que Brasil ten´a problemas y ni siquiera con una clara victoria por 3-1 ante Chile podr´a disimularlo durante mucho tiempo. Brasil perdi´ el partido decisivo contra Paraguay y se qued´ sin el pasaporte para el Torneo Ol´mpico de f´tbol. Cuando regresaron a su pa´s, Diego y Robinho se convirtieron en el punto de mira de todas las cr´ticas y comprobaron por primera vez en propia carne las veleidades de unos aficionados apasionados y una prensa voluble, que cambian de parecer en cuanto las cosas no salen como estaba previsto. Los jugadores y sus bromitas recibieron cr´ticas muy severas.

Lo sucedido en Paraguay les pes´ durante alg´n tiempo y los dos jugadores quedaron apartados del equipo nacional. A Diego, en concreto, le cost´ conseguir de nuevo otra oportunidad. En cambio, el seleccionador Carlos Alberto Parreira ofreci´ a Robinho unas cuantas oportunidades m´s. ´ste marc´ su primer gol internacional en una victoria por 7-1 ante Hong Kong, que le ayud´ a congraciarse con el entrenador. Poco a poco, con el paso del tiempo, volvi´ a meterse en el bolsillo a los aficionados y se afianz´ en el equipo nacional. Pero todav´a no se hab´a ganado a la prensa.

El momento decisivo lleg´ en 2005. Faltaba Ronaldo, y Robinho era la primera opci´n para la l´nea de ataque durante la Copa Confederaciones, que se disput´ en Alemania. Junto a Ronaldinho, Kak´ y Adriano, el delantero ofreci´ una aut´ntica exhibici´n contra Argentina en la final. Por fin se firm´ la paz, y su sue´o de participar al a´o siguiente en su primera fase final del Mundial volv´a a tener visos de convertirse en realidad.

Lamentablemente, Robinho dispuso de pocas ocasiones para demostrar su val´a en el Mundial de Alemania 2006. El delantero, que ya militaba en el Real Madrid, se pas´ la mayor parte de la fase final sentado en el banquillo. ´nicamente sali´ de titular frente a Jap´n, en una victoria por 4-1 que muchos consideran la mejor actuaci´n del Brasil en el campeonato. Pero no bast´. El momento de alzar el trofeo de la Copa Mundial deb´a esperar.

No obstante, ahora ten´a v´a libre para consolidarse en el combinado nacional. Cuando, despu´s del Mundial, Dunga tom´ las riendas de la selecci´n brasile´a, Robinho despunt´ como uno de los pilares del equipo y, desde entonces, se ha convertido en el ´nico jugador al que el nuevo seleccionador ha convocado para cada partido desde que se hizo cargo de la selecci´n. La confianza de Dunga en Robinho qued´ patente en la Copa Am´rica 2007. Sin Ronaldinho ni Kak´, ya que ambos hab´an pedido quedar fuera de la competici´n, Dunga apost´ por Robinho como el hombre que iba a ayudar a Brasil a mantener su hegemon´a en la zona. Y el delantero no defraud´.

Robinho acept´ de buen grado la responsabilidad y realiz´ una competici´n sobresaliente. Fue el acicate que propuls´ a Brasil hasta la conquista del t´tulo, tras derrotar a Argentina en la final, y por primera vez se proclam´ m´ximo goleador de un campeonato internacional de primera magnitud. Sus actuaciones, sobre todo su inolvidable exhibici´n en la apabullante derrota de Chile en cuartos de final, recordaron a todos su ´poca en el Santos. Robinho se ha ganado el derecho a figurar entre los grandes astros brasile´os.

Fobazo - el hogar de los mejores futbolistas del mundo