´STA ES MI VIDA

´STA ES MI VIDA

Robson de Souza, m´s conocido como Robinho, es una de las mayores revelaciones del f´tbol brasile´o de los ´ltimos tiempos. Natural de S´o Vicente, una ciudad costera ubicada en la regi´n de S´o Paulo, el chaval fue descubierto a edad temprana. Y temprano fue tambi´n su debut en el f´tbol profesional. Con apenas 18 a´os ya se hab´a convertido en la estrella del Santos, equipo con el que conquist´ el Campeonato Brasileiro.

Robinho comenz´ su vida deportiva jugando a f´tbol sala en el club Beira-Mar. La entidad, ya desaparecida, dio lugar a un complejo deportivo que hoy lleva su nombre. Pero fue ah´ donde dio los primeros pasos futbol´sticos, deleitando a los aficionados y desesperando a los rivales con sus desconcertantes regates.

Con nueve a´os, marc´ 73 goles en una sola temporada de f´tbol sala. El t´cnico Roberto Ant´nio dos Santos, Betinho, se fij´ en ´l en 1994 y lo hizo debutar sobre el c´sped con el club Associa´´o Atl´tica dos Portu´rios. Pero el chaval permaneci´ ah´ poco tiempo, ya que enseguida se incorpor´ a la cantera del Santos. Ya en aquella ´poca, el ariete se gan´ los elogios del propio Pel´, que por aquel entonces estaba al frente de las categor´as juveniles del Santos.

Y como siempre, a su lado estaba su fiel compa´ero Diego. Al principio, Robinho solo era la sombra de su colega. La primera vez que los ojeadores del Santos fueron a ver jugar a los dos j´venes, fue Diego el que llam´ su atenci´n. Pero Robinho fue ganando notoriedad y tras lograr el t´tulo del Campeonato Paulista Sub-17 en 2001, ambos fueron ascendidos al primer equipo. Los aficionados del Santos no pod´an creer su suerte al ver c´mo de su amado club surg´an simult´neamente dos figuras de semejante calibre.

Finalmente, en 2002 la fama de Robinho traspas´ la ´rbita de su equipo y se convirti´ en un ´dolo a nivel nacional. En menos de un a´o, pas´ de ser una joven promesa a convertirse en una de las grandes estrellas del f´tbol brasile´o.

´se mismo a´o, contribuy´ al triunfo del Santos en el Campeonato Brasileiro, y acab´ as´ con la mala racha de la entidad, que no hab´a logrado conquistar el ansiado t´tulo en 18 a´os. En la final contra el Corinthians, el eterno rival, Robinho se coron´. Adem´s de marcar un gol, deleit´ a la afici´n con sus caracter´sticas bicicletas.

En 2003, se proclam´ con el Santos subcampe´n de la Copa Libertadores y al a´o siguiente volvi´ a comandar el ataque de su equipo, que conquist´ nuevamente el campeonato nacional. El jugador devolvi´ as´ la alegr´a al f´tbol brasile´o y encandil´ a los aficionados de todo el pa´s.
Pero, despu´s de conquistar Brasil, era hora de buscar nuevos desaf´os.

El primero que le abri´ las puertas de Europa fue su antiguo entrenador en el Santos, Vanderlei Luxemburgo, quien lo fich´ para el Real Madrid, uno de los clubes m´s conocidos del mundo. All´ recibi´ la camiseta con el dorsal n´mero diez.

No obstante, Robinho todav´a es pr´cticamente un novato en la selecci´n nacional. Tras la decepcionante actuaci´n de Brasil en el Mundial de Alemania 2006, en la que el jugador no tuvo ocasi´n de demostrar su talento, el ariete se ha convertido en uno de los delanteros titulares de la selecci´n, y seguro que desempe´a un papel fundamental en la Copa Mundial de la FIFA Sud´frica 2010.